También conocido como bosque tropical caducifolio y en inglés tropical deciduous forest. Este ecosistema se caracteriza por su marcada estacionalidad que le da un aspecto muy distinto en época de lluvias y en época seca. La época de lluvias dura más o menos 3 ó 4 meses; durante este tiempo los árboles permanecen cubiertos de hojas y es la época de reproducción de muchas especies de plantas y animales. En contraste, la época seca dura hasta ocho meses, y durante ella, entre el 25 y el 90% de los árboles pierden sus hojas y muchos florecen, producen frutos y semillas.

La vegetación que crece en las selvas bajas es muy densa y los árboles tienen alturas de máximo 15 m. En las zonas más secas es común la presencia de cactáceas columnares y candelabriformes. Algunas especies y géneros representativos de plantas son Bursera spp, Haematoxylon brasiletto, Lysiloma spp, Ipomea spp, Cercidium spp "palo verde", Ceiba spp, Beaucarnea spp, Yucca spp. Las selvas bajas son ricas en especies endémicas, por ejemplo, en la región de Chamela en Jalisco, de más de 1000 especies de plantas que se han registrado, se calcula que el 40% son endémicas. Además, muchas especies domesticadas de plantas, como el maíz y el frijol tienen sus hábitats ancestrales en estas selvas.

Los animales y plantas de este ecosistema están adaptados a lidiar con la marcada estacionalidad que lo caracteriza y que propicia que algunos recursos alimenticios sean muy abundantes durante la corta temporada de lluvias y muy escasos o ausentes durante el resto del año.

Entre la fauna característica hay trogones, pericos, como el loro cabeza lila, mosqueros, chachalacas, coatíes, armadillos, jaguares, ocelotes, pumas, murciélagos. También alacranes, arañas, abejas, moscas y avispas.

En México, este ecosistema cubre gran parte de la costa del Pacífico: desde el sur de Sonora y suroeste de Chihuahua hasta Chiapas. También se presenta en Morelos y Yucatán. Más allá de nuestras fronteras el bosque tropical seco llega hasta Costa Rica.

Se hace mucho trabajo científico ya que la UNAM tiene una estación de biología en Chamela, Jalisco. Entre ellos se hacen estudios sobre ecología de cocodrilos, diversos estudios para la conservación de este ecosistema, estudios sobre la ecología del loro cabeza lila, sobre aves frugívoras, y sobre ecología de grandes felinos como jaguares, pumas y ocelotes. Su principal amenaza es la transformación de extensas áreas de estas selvas en zonas agrícolas.